Análisis Team Sonic Racing: una aventura sobre ruedas

Si os gusta la velocidad os gusta Sonic. Ya estamos acostumbrados a sus vertiginosos juegos de plataformas que se diferencian del resto por esa sensación de ir lo más rápido posible y de contar con unos saltos muy bien medidos. Pero el carismático erizo azul no vive únicamente de correr y saltar sobre un escenario. También se atreve con las carreras de karts y arrastra a todo su equipo (y a sus enemigos) con él. Agárrate bien a tu silla Kuraokami y pisa el acelerador con nosotros en este análisis de Team Sonic Racing. 

La historia es lo de menos 

Uno de los puntos a destacar en nuestro análisis de Team Sonic Racing es la inclusión de un modo historia, que en este caso ha recibido el nombre de ‘Aventuras en equipo’. Agradecemos la inclusión de este modo porque nos permite salir de la monotonía de los grandes premios y de las contrarrelojes, pero la historia contada como tal, es una mera anécdota. Tres o cuatro diálogos al inicio de cada mundo para ponernos en situación antes de cada prueba. A quien le guste el universo de Sonic le gustará aquello que se narra. Para todos los demás, será una graciosa animación que nos sorprenderá por su cuidado doblaje al castellano y por su colorido.

Nuevas mecánicas en un género que no suele innovar

La jugabilidad es el elemento diferenciador que hemos extraído de este análisis de Team Sonic Racing. La competición se basa en la complicidad entre los integrantes de cada equipo (formados por tres corredores). Podremos ir a rebufo de ellos y conseguir turbos, cederles objetos o que ellos nos los cedan a nosotros y podremos activar el ansiado megaturbo, que nos permitirá ir más rápido durante un corto periodo de tiempo y ser invencibles.

Hay tres tipos de corredores según su modo de conducir: velocidad, técnica y potencia. Cada uno tendrá sus objetos personalizados y solo podremos obtener los de los otros dos tipos si nos ceden ese objeto. La variedad de armas que nos salen en las cajas es notoria y dispondremos desde turbos a cohetes.

Contamos con varios modos de juego: modo historia, gran premio, contrarreloj, multijugador local (con una o varias consolas) y multijugador en línea (en sus variantes competitivas o no competitivas y en modo solitario o por equipos).

En el modo historia o ‘Aventuras en equipo’ tendremos que ir superando fases para conseguir estrellas y llaves. Las llaves servirán para desbloquear elementos cosméticos como calcomanías, bocinas o pinturas de colores para el coche. Con las estrellas podremos ir avanzando por el mapeado de los siete mundo de los que se compone la aventura. Las pruebas son variadas. Podremos correr carreras por equipos, grandes premios por equipos y carreras de supervivencia, en las cuales se irán eliminando a los corredores según lo atrás que vayan en la clasificación. A estos tres tipos de pruebas podremos jugar en tres dificultades: normal, difícil y experto.

Unos desafíos a la altura

Por otra parte, también haremos frente a los desafíos, que suponen todo un reto hasta para el corredor más experimentado. Dependiendo de nuestra puntuación podremos obtener desde la medalla de bronce hasta la de platino. Los desafíos se dividen por tipos: los temerarios (que consisten en ir derrapando alrededor de postes), los de tráfico (conducir evitando robots), dianas (ir golpeando dianas con los cohetes que vayamos recogiendo), eliminar eggpawns (ir eliminando enemigos con los cohetes que vayamos recogiendo) y los anillos (ir recogiendo rings a través de un recorrido). Conseguir una medalla de plata será todo un logro y os aseguramos que os tirareis horas y horas frente a la pantalla hasta superaros a vosotros mismos.

Resaltamos también en nuestro análisis de Team Sonic Racing el resto de modos, pese a ser más comunes en el género. Podremos disputar grandes premios, es decir, cuatro carreras consecutivas en las cuales deberemos quedar en la mejor posición posible para obtener la victoria. Las carreras de exhibición nos servirán para entrenar y en el modo contrarreloj nos mediremos a unos fantasmas que irán marcando los mejores tiempos de las pistas. Dependiendo del tiempo que marquemos tras cruzar meta lograremos una medalla de bronce, de plata, de oro o de platino. Finalmente, en el modo multijugador podremos echar carreras contra nuestros amigos en casa, cada uno con un joy-con, jugar contra amigos en diferentes consolas si ellos también tienen el juego o disputar carreras online contra otros fans del videojuego.

La personalización es la clave

Cabe destacar en este análisis de Team Sonic Racing la personalización de los vehículos de los personajes. Conforme vayamos disputando carreras iremos acumulando monedas del juego que podremos canjear en el apartado de cápsulas de bonificación. En ellas podremos obtener objetos que podremos equipar a nuestros corredores antes de cada carrera, elementos personalizables y piezas de nuestros coches. Cada pieza modificará las estadísticas de nuestro jugador favorito.

Colores llamativos y banda sonora muy cañera

Los gráficos de Team Sonic Racing están a la altura de lo que podíamos esperar de un videojuego del erizo de Sega. Los colores toman un papel protagonista y los modelados de los personajes siguen siendo correctos y muy carismáticos, haciendo que los más fans de Sonic suelten alguna lagrimilla de emoción. La banda sonora es de lo mejor del videojuego, las melodías nos llevarán de la mano por todos los circuitos y nos mantendrán en la zona de personalización de los vehículos más tiempo del deseado, ya que la canción incluida en esa interfaz del juego es simplemente maravillosa. El doblaje al castellano ya es un sello de la casa en los videojuegos de la serie Sonic y se agradece ese mimo por los los pequeños detalles. Las voces implementadas a los personajes dentro de las carreras también ayudan a meternos en la competición y nos ayudan a la hora de conducir.

Lo mejor

Nuevas mecánicas en un género en el que parecía todo inventado

El carisma de los personajes de la serie Sonic

La duración y los modos de juego: solo el modo historia ya podría ser un juego en sí

La banda sonora y el doblaje al castellano están a la altura de lo esperado por los fans

 

Lo peor

Un sistema de puntuación desaprovechado en el modo multijugador online

Se echan en falta mayor variedad de personajes y circuitos

 

Hemos jugado a la versión de Nintendo Switch gracias a un código de descarga facilitado por Koch Media. 

Opiniones (0)

Este post no tiene comentarios
Posts destacados