Review Kingdom Hearts 3

Hace unos días los pollitos de Koch Media trajeron hasta las oficinas de Newskill una espectacular edición de Kingdom Hearts 3, el esperado cierre del arco argumental que empezó Sora en Playstation 2. Nos acomodamos en nuestra Kuraokami White y nos sumergimos de lleno, una vez más, en este espectacular universo para traeros este análisis de Kingdom Hearts 3.   

El origen de la historia

Era el año 2002 y Squaresoft presentaba sus últimos juegos, (poco después se fusionaría con Enix para crear la actual Square Enix) entre ellos destacaba Kingdom Hearts que contaba con un joven Tetsuya Nomura por primera vez a cargo de la dirección de un juego. Un planteamiento principal que en aquella época sorprendió y generó dudas por igual. Nos pusimos en la piel de Sora, un personaje sacado del anime más clásico y recorrimos mundos Disney acompañados de Donald y Goofy mientras nos cruzábamos con los personajes más icónicos de la saga Final Fantasy. El juego fue un rotundo éxito y ahora, 10 juegos y 17 años después estamos ante el cierre de esta historia.

Kingdom Hearts se ha convertido por derecho propio en una de las sagas más queridas, mágicas y singulares que ha dado esta industria, desde su creación hemos tenido la oportunidad de pelear contra la oscuridad a lo largo de multitud de mundos, vivir aventuras junto a personajes tan distintos como Simba, Winnie the Pooh, el mismísimo Capitán Jack Sparrow o apoyar la resistencia de Squall en Bastión Hueco. Todas estas situaciones han dado lugar a una de las historias de los videojuegos más enrevesadas, llena de misterios y situaciones que han conseguido mantenernos pegados a la pantalla entrega tras entrega.

 

Un viaje espectacular

En esta tercera entrega numerada de la saga empezamos justo tras lo acontecido en Kingdom Hearts: Dream Drop Distance y Kingdom Hearts 0.2: Birth By Sleep A Fragmentary Passage. Tras ser prácticamente poseído por Xehanort, el gran villano de esta saga, Sora ha perdido sus poderes y deberá recuperarlos, lo que nos deja un punto de partida ideal para comenzar nuestra aventura y poder contaros nuestro análisis de Kingdom Hearts 3. Tras viajar hasta el Olimpo se desencadena una historia con un ritmo muy trepidante, llena de sorpresas y algún que otro giro de guión encargado de ir finalizando y atando todos los cabos sueltos que se han ido generando con las sucesivas entregas y que nos han sorprendido bastante.

Se ha comentado mucho si es necesario haber jugado a las anteriores entregas de la saga para disfrutar de este capítulo final. El juego te brinda la oportunidad, a través de varios documentos, de contarte lo más necesario y a lo largo del juego te recuerdan ciertos aspectos y eventos pasados para poner en contexto a todos aquellos que se internan por primera vez a pelear contra los sincorazón. Volviendo a la cuestión inicial, la respuesta sería que es muy disfrutable como juego gracias a todo su sistema de plataformas y combate pero para entender todos los guiños y giros del guión es necesario conocer la historia más a fondo.

 

 

Aunque el esquema es el mismo en cada mundo, llegamos, nos presentan la situación y el problema, nos enfrentamos con los sincorazón o con los incorpóreos y con su jefe final, Kingdom Hearts 3 consigue mantener la emoción en cada uno de ellos gracias a la amplia variedad de situaciones que introduce. Esto es gracias al diseño de los escenarios y de los mundos Disney recreados de manera soberbia, potenciando los aspectos que los hacen únicos y aprovechando las habilidades de nuestro protagonista. En esta nueva entrega nos encontramos con los mapas más grandes hasta la fecha en la saga y con poquísimas pantallas de carga entre escenarios,haciendo que aunque esta sea la entrega con menos mundos no echemos en falta más.

Todos estos aspectos destacan por sí solos pero además, la historia de Sora, Donald y Goofy está mucho más integrada en lo que vivimos dentro de cada mundo Disney, la trama en cada una de estas localizaciones mantiene viva la historia general y hace que no decaiga el interés. Todas las secuencias de vídeo tienen un detalle y un mimo que dejan bien claro quién está detrás del desarrollo de este juego.

Al tratarse del capítulo final tiene la titánica tarea de cerrar muchas tramas, lo que se traduce en muchas secuencias de vídeo. Esto es un arma de doble filo, ya que por un lado el nivel de detalle y maestría de estas consiguen atraparte y te hacen pensar que estás ante una nueva película de Disney o Pixar, pero por otro lado, la jugabilidad es tan potente que quieres que te den libertad cuanto antes para seguir perdiéndote por San Fransokyo, por poner uno de los muchos ejemplos. Es un equilibrio complicado que han sabido ajustar de forma bastante satisfactoria en la mayoría de situaciones.

 

 

El diseño de niveles acusa el largo desarrollo que ha tenido Kingdom Hearts 3 y lo notamos en algunos mundos con mecánicas que veíamos en juegos de la pasada generación y que contrasta con otros en los que tenemos muchísima más libertad, nos podemos encontrar navegando por el caribe al más puro estilo Assassin’s Creed Black Flag o realizando minijuegos propios de los dispositivos móviles.

La espectacularidad de la Llave Espada

La jugabilidad, como comentábamos antes, es una delicia, desde el simple movimiento corriendo de Sora, hasta los combos enlazados de los múltiples combates que nos encontraremos y que deberemos superar para ir avanzando por los distintos mundos. La base ya la conocemos, con nuestra llave espada podremos atacar y lanzar nuestras magias, tendremos otro botón para esquivar o bloquear y el apartado de objetos. Pero en esta edición nos encontramos ante el sistema de batalla más pulido y espectacular hasta la fecha, habrá momentos durante el combate que no sabremos que está pasando y la cámara nos vuelve a hacer alguna de las suyas pero está mucho más optimizada que en los juegos pasados.

 

El gran añadido en este Kingdom Hearts 3 para el combate es la posibilidad de equipar hasta 3 llaves espada distintas, cada una con sus transformaciones y ataques especiales que le dan una mayor profundidad al combate, pudiendo transformarse en lanzas o en una pareja de yoyós gigantes. Ahora podrás cambiar entre ellas simplemente desde el pad de dirección, si quieres lanzar un hechizo más potente equipas una que tenga un mayor atributo de magia, lanzas tu devastador Electro++ y vuelves a cambiar para seguir haciendo estragos a melee.

El aspecto del combate que ha sufrido también una gran mejora son las invocaciones, ahora son realmente útiles y muy diferenciadas unas de otras, con sus propias mecánicas. También han incluido atracciones icónicas de Disneyland durante los combates. Este aspecto es el que menos nos ha convencido del combate, nos aparecerán enemigos con una marca verde y si logramos golpearlos antes de que desaparezca, se nos habilitará la opción de desatar una atracción. Esta es completamente aleatoria entre las 5 que hay disponibles y creemos que algunas rompen un poco la dinámica del combate, además que avanzada la historia pierden mucha efectividad.

 

El último aspecto de la jugabilidad que ha sufrido un cambio más llamativo son las secciones con nuestra nave Gumi. Ahora nos encontramos con pequeños mundos abierto en las que podremos luchar contra otras naves al más puro estilo de los juegos de batallas espaciales clásicos o recolectar piezas para mejorar nuestra nave en el editor como si se tratara de un LEGO.

Una banda sonora memorable

Un aspecto a destacar, una vez más en la saga, y que no podíamos pasar por alto en nuestro análisis de Kingdom Hearts, es su apartado sonoro. Desde las piezas completamente originales hasta las variaciones de los temas clásicos de Disney, el trabajo de Yoko Shimomura es sobresaliente. Es realmente difícil recorrer el mundo de Toy Story con nuestros Newskill Kimera y no ir canturreando “Hay un amigo en mi”, incluso tiempo después de haber dejado atrás este mundo. Por otro lado vuelve a contar con actores muy conocidos para su versión en inglés, incluyendo en muchos casos con las voces originales de las películas Disney.   

Conclusiones

Este cierre de la saga nos ha parecido un juego sobresaliente. Era muy difícil satisfacer el hype de tantos años de espera, pero sin duda en Square Enix han sabido dedicarle el tiempo necesario, tomarse las cosas con calma y lanzar un producto con un nivel de detalle y una jugabilidad a la altura de las expectativas y que como se desprende de este análisis de Kingdom Hearts 3 en Newskill nos ha encantado y estamos deseando volver a vivir nuevas aventuras en este universo que han creado los chicos de Square Enix.

Puntos positivos Puntos negativos
El detalle y calidad de los vídeos Aunque en ocasiones pueden ser demasiado extensos
Sistema de combate espectacular y divertido Incluso en el nivel más alto de dificultad el juego es bastante sencillo.
Espectaculares mundos Disney Completa desaparición de los personajes de Final Fantasy
Buen guión que cierra la mayoría de historias y cuenta con alguna que otra sorpresa
Banda sonora que vuelve a dejarnos sin habla.
Hemos podido realizar esta review en una PS4 gracias a un press kit que nos facilitaron desde Koch Media.